DAMEN Magazine #5

UNA ESTACIÓN DE BOMBEO A MEDIDA PARA EL PUERTO DE HAMBURGO

Published in category: Publications in Spanish

Pocos puertos tienen tanta experiencia como el de la ciudad de Hamburgo en materia de dragado. Se encuentra 110 km hacia el interior del país, sobre el río Elbe, una de las vías fluviales más largas de Europa que arrastra casi 150 kilómetros cuadrados de masa terrestre hacia el Mar del Norte. Los sedimentos que genera a partir del terreno han supuesto que el dragado sea durante mucho tiempo una necesidad y, de hecho, desde 1834 se ha venido realizando en Hamburgo un dragado mecánico.

En la actualidad, dicha responsabilidad corresponde a la Autoridad portuaria del Puerto de Hamburgo (HPA), una organización que se enorgullece de ofrecer una gestión con vistas al futuro a partir de una sola fuente. En el moderno puerto, casi un 90 por ciento del dragado lo realizan dragas de tolva, apoyadas por una exclusiva estación de bombeo flotante que juega un importante papel en la constante batalla contra los sedimentos y su eliminación.  Jens Bald, Jefe de Proyecto de HPA, cuenta la historia.

Basado en una larga historia

“La HPA ha tenido en funcionamiento una plataforma de bombeo flotante en el puerto desde 1905. Su función es recibir los sedimentos de HPA y de barcazas privadas y bombearlos a tierra para su tratamiento y eliminación. En años recientes, el Sauger III, construido en 1905, comenzó a dar muestras de deterioro, por lo que se tomó la decisión de sustituirlo. El contrato salió a oferta pública en Europa y 10 astilleros mostraron interés. Dicha cifra se redujo hasta una pequeña relación de cuatro ofertantes y el pedido fue finalmente adjudicado a Damen en diciembre de 2014. Lo que hace que la estación de bombeo sea tan especial es que constituye la única instalación en el puerto de Hamburgo que puede bombear a tierra sedimentos procedentes del dragado.

“La estación es básicamente un pontón equipado con sofisticados equipos de bombeo capaces de gestionar volúmenes muy grandes de sedimentos, además del alojamiento de la tripulación. El equipo principal está compuesto por dos bombas, cada una de ellas conectada a un brazo en cubierta. Una de ellas extrae el sedimento de las barcazas que se colocan en un lateral para la descarga y posterior bombeo a tierra a través de una línea flotante de 1.000 metros de longitud. El segundo conjunto de bomba y brazo añade agua al lodo para que este permanezca en un estado líquido. El sedimento se limpia a medida que pasa a través del equipo de bombeo”.

La HPA es muy consciente de sus responsabilidades medioambientales y ha sido una organización pionera en la gestión de materiales procedentes del dragado.  Una vez en tierra, se realiza un tratamiento adicional en la planta METHA propiedad de la HPA. METHA fue la primera planta de procesamiento de sedimentos del mundo en el tratamiento de sedimentos procedentes del proceso de dragado en puertos. Separa y drena el sedimento contaminado de la arena. La arena puede luego usarse como material de construcción, mientras que el sedimento se procesa y, o bien se usa como material de empaquetado o se deposita de forma segura y respetando el medio ambiente.

Construyendo el futuro con un ojo puesto en el pasado

“Nuestras especificaciones para las nuevas plataformas, llamadas también Sauger III, eran muy precisas”, continúa señalando el Sr. Bald. “Queríamos asegurarnos de que la nueva construcción utilizara la experiencia obtenida en anteriores plataformas que se remonta hasta más de 100 años, por lo que se diseñaron una serie de elementos principales usando las plantas de Sauger III. En particular, se ha construido una bomba de alimentación según los mismos planes anteriores, para que fueran más fáciles de mantener. La nueva plataforma tiene también el mismo tamaño que su predecesora, por lo que puede alojarse en el atracadero existente.

“Una de las razones por las que elegimos a Damen fue su amplia experiencia en la construcción de dragas de succión de tolva y cortadoras, como la CSD Amoras, concluye el Sr. Bald. “Este es un sector que realmente conocen. Para la plataforma, con una vida útil esperada de, al menos, 40 años, la calidad era otro factor clave. La totalidad del proyecto se planificó para una duración de 24 meses, desde noviembre de 2014. La construcción real duró 15 meses en los astilleros Damen Shipyards Hardinxveld, tras los cuales se realizó la puesta en marcha, por lo que el Sauger III ha comenzado sus operaciones tan solo recientemente. Actualmente estamos evaluando su rendimiento y tenemos mucha confianza en que se comportará según lo esperado”.

back to top