Nuevas oportunidades

Published in category: Publications in Spanish

¡VAMOS!: un proyecto europeo de investigación y desarrollo para aprovechar el potencial de los minerales que aún no han sido explotados, respetando el medio ambiente

Dragado y minería: los dos sectores comparten una larga historia. Proyecto ¡VAMOS! El proyecto es un ejemplo de cómo los dos sectores siguen cooperando mutuamente. En esta ocasión, los recursos minerales abandonados de Europa.
Stef_Kapusniak_Business_Development_Manager_Mining_Soil_Machine_Dynamics
Stef Kapusniak
Business Development Manager Mining
Soil Machine Dynamics (SMD)

 

 

“Tenemos una oportunidad aquí para permitir el acceso a reservas de minerales de gran calidad que no es posible lograr con la minería convencional. En términos económicos, la minería convencional no puede acceder a estas reservas”, señala Stef Kapusniak, Soil Machine Dynamics (SMD) Business Development Manager Mining. Teniendo en cuenta la importancia de estas reservas, la contribución que puede realizar ¡VAMOS! al sector de la minería es considerable, señaló. “En materia de minerales, Europa consume mucho más de lo que produce. Una gran parte de nuestro sector depende de un suministro estratégico. El proyecto pretende reducir el riesgo estratégico y la dependencia”.

Una opción de limpieza

Uno de los aspectos principales que ¡VAMOS! pretende abordar es la reapertura de minas abandonadas. “Podemos imaginar que cuando la extracción en las reservas deja de ser viable, el proceso de minería se detiene y, por lo general, la mina se inunda. No todas estas minas abandonadas se rehabilitan y muchas aún contienen menas de minerales de un grado de calidad relativamente alto”. En su función de gestión técnica, SMD lidera el diseño y la construcción, así como las fases de pruebas. La empresa es también responsable de la fabricación del prototipo de minería. “Podemos extraer algunos minerales, aunque no todos, usando equipos robotizados flotantes y suspendidos. Podemos bombearlos de la misma forma que los lodos del dragado, extraer los minerales de la mena y devolver el agua”.

El Dr. Kapusniak continúa destacando algunos beneficios medioambientales que ¡VAMOS! tiene con respecto a la minería convencional. “En algunos tipos de menas hay algunas ventajas. No tenemos que drenar la zona. De hecho, esto lo hace la capa freática. Si observamos el estado de algunas minas abandonadas en Europa, esta es una oportunidad para eliminar algunos riesgos medioambientales. Como no es necesario realizar un drenaje ni hay una descarga de agua procedente de la mina, la técnica es igualmente adecuada para el trabajo en menas de minerales hidrológicamente complejas que han sido previamente descartadas. Al no haber ruidos, vibraciones, humos ni suciedad, las reservas que anteriormente han quedado en zonas neutras protegidas quedan potencialmente disponibles”.

Desde el punto de vista de la logística, el proyecto ha sido diseñado para un transporte directo. “Todos los componentes entran en un camión estándar europeo. De este modo, se requiere una menor inversión en infraestructuras. Es posible moverse simplemente de una mina a otra”.

Desplazamiento a alta mar

“Con ¡VAMOS!, la infraestructura es el propio buque”, continúa señalando Sander Steenbrink, Boskalis General Manager Corporate Research and Development.

Sander_Steenbrink_General_Manager_Corporate_R&D¬_Boskalis
Sander Steenbrink
General Manager Corporate Research and Development
Boskalis

 

 

“Al final de un proyecto, la infraestructura, es decir, el buque, se desplaza hasta la otra mina. Esto no es posible en los proyectos de minería tradicionales en tierra”. A la vista de su experiencia y estudios a lo largo de los años sobre minería en aguas profundas, que se remontan a la década de los 70 del siglo pasado, en realidad, Boskalis es adecuado para su función de apoyo en ¡VAMOS! “No somos un fabricante de equipos, aunque gracias a nuestra experiencia operativa conocemos perfectamente cuáles son las funciones o características necesarias en estos equipos. Preguntamos cuáles son los problemas que pueden aparecer en la práctica o sobre cuestiones que afectan a la productividad de las herramientas. Este es un concepto que puede aplicarse en muchas áreas distintas. Por ejemplo, zonas abandonadas e inundadas, minas o en aguas costeras y aguas profundas”. Mientras que la mayor parte de la atención del proyecto se ha dirigido a las actividades en tierra, los socios ven también el potencial de ampliar el ámbito de las operaciones a aguas más profundas. “En los últimos 10 años ha resurgido el interés por la minería en aguas profundas. Esto se ha debido a la limitada cantidad y la baja concentración de materiales en tierra, además de los problemas asociados con la minería en tierra”, señala el Sr. Steenbrink. “Teniendo en cuenta que pasar de aguas superficiales a aguas profundas no es un cambio excesivo, ya que las dos áreas se enfrentan a retos similares, la minería en el mar posee importantes ventajas sobre la minería en tierra”.

Dependencia mutua

El proyecto ¡VAMOS! es diverso: con 17 socios de 9 países distintos. Esta diversidad ha traído un peculiar conjunto de retos, señala el Sr. Steenbrink: “Se trata de reunir los distintos componentes en un único sistema. Aquí es donde entra en juego la experiencia de SMD: son especialistas en la fabricación de este tipo de equipos y tienen experiencia en el proyecto”.

Otras cuestiones que suponen un desafío derivan de los distintos métodos que utiliza la comunidad científica para abordar un problema con respecto a sus socios más comerciales, señala el Dr. Kapusniak. “Hay muchos aspectos científicos y de ingeniería implicados. Algunos de ellos han sido demostrados y otros están realmente probando su capacidad. Y también hay barreras lingüísticas entre los nueve países. Todos han aprendido un poco de un idioma extranjero a medida que hemos progresado”. No obstante, son estos retos los que han contribuido a la cooperación. “No hay ningún socio que pueda hacer todo, ya que nadie es experto en todas las materias, por tanto, es una cuestión de dependencia mutua”, señala. “Queremos que el proyecto sea un éxito y trabajaremos conjuntamente para lograrlo”.

El arte del dragado

El Sr. Steenbrink amplía el concepto de colaboración: “Hay una mentalidad compartida. Cualquiera que sea el reto técnico, creemos que puede encontrarse una solución para este. El “arte” consiste en ofrecer una solución que sea económicamente viable”. Y ese es el aspecto clave de la cuestión: cómo pueden reunirse las aportaciones de numerosas partes, industriales y académicas, en los sectores de la minería y el dragado para crear un producto factible y financieramente viable.

¡VAMOS! – Contribución de Damen

Access_abandoned_mineral_with_VAMOS_technique

El papel de Damen en ¡VAMOS! reside en los conocimientos sobre dragado y construcción naval de la empresa. Se está trabajando en el equipo de dragado y será suministrado por Damen Dredging Equipment. El vehículo de minería de SMD se movilizará desde el buque de lanzamiento y recuperación de Damen usando los pontones modulares estándar de Damen. Se construyen a partir de módulos con el tamaño de un contenedor y pueden acoplarse al sistema Damen Link. “Este sistema modular es muy flexible”, señala Marcel Karsijns, Director de Construcciones Modulares y Civiles de Damen. “La principal ventaja es que se pueden transportar los componentes del proyecto por carretera, tren o barco. Esto permite llevar el equipo hasta una cantera abandonada, por ejemplo, un negocio directo”. Este es el mismo concepto que Damen utiliza en sus soluciones de bombeo DOP para el dragado de yacimientos que se encuentran directamente río arriba de las presas hidroeléctricas.

¡VAMOS! – los antecedentes

Viable_Alternative_Mine_Operating_System_VAMOS

Europa ha sido objeto de trabajos de minería de forma activa durante siglos y se han agotado muchos depósitos fácilmente accesibles, mientras que los más profundos aún no han sido explorados en su totalidad. Las oportunidades también se encuentran en las minas abandonadas e inundadas, en los depósitos de baja calidad en los que las operaciones mineras de gran envergadura pueden no ser viables. El agua se deja en la mina y los equipos se controlan remotamente bajo el agua.
Como parte del programa Horizon 2000, ¡VAMOS! es un proyecto de investigación y desarrollo que aborda la explotación y rehabilitación de minas europeas abandonadas y que no han sido explotadas en su totalidad. El proyecto pretende garantizar el suministro sostenible de materias primas e introducir actuaciones innovadoras en relación con la minería automatizada, minería de pequeños yacimientos y minería alternativa. Es importante a nivel financiero: las estimaciones indican que el valor de los minerales europeos aún no explotados se encuentra a entre 500 y 1.000 metros de profundidad y ronda los 100.000 millones de euros.
Para más información, puede consultar la página web www.vamos-project.eu