El buque insignia de Tideway realiza su primera revisión a los cinco años en Damen Shiprepair Amsterdam

Published in category: Publications in Spanish

Bas_Peeters_Vessel_Manager_Tideway

Undergoes first five-year survey at Damen Shiprepair Amsterdam

Bas Peeters
Jefe de Buques de Tideway

La consolidada relación durante muchos años llevó a Tideway a tomar la decisión de poner su buque insignia en manos de Damen Shiprepair Amsterdam cuando llegó la hora de su primera revisión a los cinco años.

Con sede en Breda, Países Bajos, Tideway es una empresa experta en gestión de residuos de precisión, construcción en terrenos con deslizamiento, protección de excavaciones y dragado previo y posterior para la asistencia durante las operaciones de colocación de tuberías. La empresa forma parte de DEME, grupo belga de ingeniería de dragados, medioambiental y marítima.

Aunque Damen trabaja de forma habitual con los barcos de DEME, cada proyecto se evalúa por separado. Bas Peeters, Jefe de Buques de Tideway, señala que el Grupo tenía varias ofertas de astilleros competidores para el proyecto Flintstone. Afirma que: “Hubo varias razones por las que elegimos a Damen y, en especial, a Amsterdam. Por supuesto, el precio es importante, ese fue un factor, pero además habíamos tenido una larga relación de colaboración con Damen en el Grupo DEME y teníamos confianza en que el trabajo se realizaría correctamente”.

En Ámsterdam, existen todavía unos amplios conocimientos en reparación de buques, buenos maquinistas, etc., añade. “Los chicos de Damen Shiprepair Amsterdam están acostumbrados a trabajar con grandes piezas de metal, y esto no ocurre en todos los astilleros del mundo”.

Cooperativo y flexible

“Poseen la capacidad y el equipo de gestión del proyecto cooperó mucho y fue muy flexible, ya que los nuevos desafíos se resolvieron de forma rápida y conjuntamente como un equipo.”

Otro factor importante fue la ubicación, lo que facilitó organizar toda la logística y el apoyo de otros subcontratistas, como Huisman y Seatools, etc., añade.

Otra tarea especialmente importante fue la remodelación de las compuertas de las aberturas para evitar fugas. Estas se bajaron y se apoyaron sobre el suelo del muelle seco para realizar un mantenimiento exhaustivo, incluida la sustitución de los cojinetes principales. “Esto requirió una gran cantidad de mecanizado y maquinado y era un plazo de entrega muy reducido también, ya que sabíamos que llegaba otro barco.”

Las piezas eran de casi un metro de diámetro y 2 metros de longitud. “Estos ejes planos eran elementos de un gran tamaño y tuvieron que ser mecanizados de nuevo. Son pesados durante su manipulación y todo esto lleva tiempo”.

Esto también supuso que Damen Shiprepair Amsterdam tuviera que adquirir materiales especiales o fabricarlos, incluidos los ejes y casquillos.

Fabricado in situ

Los cabrestantes del ancla fue otro importante trabajo, ya que tenían óxido en su interior, por lo que necesitaban ser reacondicionados, señala. “Esto se realizó a una velocidad récord”. Fue una gran ayuda disponer en el lugar de la empresa filial Niron Steel, señala Bas. “Fue una gran colaboración”.

Entre otras actividades se encontraba la remodelación de todas las hélices y una amplia variedad de tareas relacionadas con las tuberías de agua, tuberías verticales, transporte y almacenamiento de ROV y otros equipos.
Durante su estancia en Ámsterdam, la grúa torre Huisman fue remodelada por el fabricante. El astillero prestó una asistencia completa, incluyendo el mecanizado y suministro de varios componentes, y proporcionó un atracadero para el tiempo adicional necesario para completar el proyecto.
Tras el trabajo sobre la grúa y torre, Flintstone tuvo que ser atracado una vez más y también se realizaron pruebas de carga en Ámsterdam. “Habíamos diseñado lastres especiales, no teníamos un gancho tradicional y necesitábamos apoyo de los buzos para conectar con la carga de prueba situada bajo el agua en el muelle seco para realizar la prueba de carga”.
Además, la pluma y viga de la excavadora Liebherr tuvieron que ser desmontadas ya que había algo más de juego entre la pluma y las espigas. “Damen aportó aquí su asistencia y realizó las soldaduras”.

Los conocimientos del astillero fueron fundamentales, destaca Bas. “Todo se realizó ahí. Naturalmente, queríamos irnos lo más rápidamente posible ya que no podíamos rentabilizar nuestro barco. Damen siempre procuró ver si podíamos encontrar una solución conjuntamente. Nuestro objetivo común fue que el buque estuviera listo lo antes posible. Y todo se resolvió muy bien. Flintstone se desplazó directamente a un proyecto”.